1Santa Fe
Clima extendido de la ciudad de Santa Fe Temperatura: 17ºC
Humedad: 53 %
Presión: 1023.03hPa
 

 
Museo Provincial de Bellas Artes “Rosa Galisteo de Rodríguez”


Acerca de su nacimiento, evolución, colección y perfil institucional.

El Museo Provincial de Bellas Artes “Rosa Galisteo de Rodríguez” representa, en el devenir de la cultura de los argentinos, y en particular, de los santafesinos, la continuidad sin rupturas de un proyecto iniciado en 1918.

Nacido como iniciativa personal de un destacado santafesino, el Dr. Martín Rodríguez Galisteo, político y hacendado, hijo del Coronel José Rodríguez, personaje destacado en la provincia a mediados del siglo XIX, y de Rosa Galisteo, de vieja y prestigiosa familia corondina y terratenientes poderosos, quien en 1918, comienza a construir el edificio de un Museo, que cuatro anos más tarde donaría al Estado, con dos condiciones a saber: que llevase el nombre de su madre, Rosa Galisteo de Rodríguez, y que el edificio sólo albergara un Museo y una Biblioteca. Dejó sentado también, que el nuevo Museo sería destinado a alojar arte argentino y que era su voluntad sugerir el nombre de su primer director. Además donó al estado provincial un conjunto de obras de artistas europeos del siglo XIX. Este gesto ejemplar alcanza estado público en una carta que el 19 de mayo de 1920, Rodríguez Galisteo remite al Gobernador de la Provincia, Dr. Enrique Mosca, ofreciéndole en donación un museo y una biblioteca.

Así fue como el 25 de Mayo de 1922 tiene lugar la solemne inauguración del Museo Provincial de Bellas Artes “Rosa Galisteo de Rodríguez”, que ya tiene casi 90 anos de reconocida trayectoria. Casi simultáneamente nace el Salón de Santa Fe, en 1923, que como afirmaría Horacio Caillet Bois, su primer director, “hubo en el origen de ambos una recíproca relación de causa efecto y, posteriormente, una íntima identidad de propósitos que prácticamente los confundió en una misma entidad”. Así, de un difuso inicio, el Museo Galisteo se afirma como un espacio de arte argentino.

En aquella ocasión se expuso una treintena de cuadros de pintores naturalistas y de costumbres, todos ellos extranjeros.

El Salón Anual de Santa Fe, con alcance de convocatoria nacional, en permanente cambio y evolución, convoca a artistas de todo el país (de gran trayectoria y también jóvenes valores), para su selección y premiación por parte de los más prestigiosos jurados del país, integrados por críticos, artistas e historiadores de arte.

El tozudo sostén de llevar a cabo a lo largo de los anos el Salón Anual de Santa Fe, es también una prueba del compromiso de los santafesinos con la cultura del país y de continuar dándole al Museo Galisteo un lugar preponderante.En 1958, se implementa el Salón Anual de Aspirantes a Beca de de Santa Fe, cuyos participantes son seleccionados entre los concurrentes al Salón anual Nacional. Desde entonces, sucesivas ediciones se han producido de este evento, con resultados satisfactorios en cuanto a los becarios premiados y lo que ello significa como estímulo para la formación y el crecimiento.

Tradición en la vida cultural de la Provincia, el Salón Anual Nacional de Santa Fe es un evento convocante del arte cuyo origen es la propuesta que Horacio Caillet Bois; primer director del Museo Provincial de Bellas Artes “Rosa Galisteo de Rodríguez” que hiciera en el primer ano de la institución, 1922. Aquel primer salón que se abría en las salas flamantes se llamó en el catálogo “Salón de Invierno”, inaugurado sí, el 25 de Mayo, pero como Rosario ya tenía su “Salón de Otono” se apeló a ese cambio. La intención de dotar a la provincia de una colección oficial de arte hizo que la mecánica del Salón se pensara como la más idónea para la selección de obras.

El Gobierno designó entonces la primera Comisión de Bellas Artes, que después de una breve presidencia del donante del Museo, Don Martín Rodríguez Galisteo, la misma fue ejercida hasta la creación de de Cultura, por el doctor Nicolás Molinas, acompanado por vocales de destacada actuación en lo cultural. En 1925 se renuevan dos vocalías, siendo designados Miguel Ángel Correa; conocido como escritor con el seudónimo de Mateo Booz; y Agustín Zapata Gollán. Desde entonces y hasta su desaparición, la Comisión Provincial contaría con los mismos miembros a excepción de los Intendentes capitalinos que se sucedían como miembros natos del organismo.

Esta Comisión sentó las bases del Salón Anual, que al principio no tenía premios, pero se dispuso la adquisición de obras en el Salón, que tenían en sí el carácter de aquellos. La primera obra adquirida fue el “San Juan Bautista” de Antonio Alice en 1922.

En 1928, al fallecer el Dr. Martín Rodríguez Galisteo se creó el Premio que lleva su nombre, y que actualmente es el galardón de la Sección Dibujo. En 1940, siendo Gobernador el Dr. Manuel de Iriondo, se creó el Premio “Gobierno de la Provincia de Santa Fe” y se reglamentó el funcionamiento de los Jurados del Salón, integrándolos con representantes de los artistas expositores.

La prioridad era formar la colección de cuadros del Museo, por lo que las adquisiciones fueron en los primeros anos pinturas. En 1924 se hizo la primera adjudicación en escultura y correspondió a Agustín Riganelli. En grabado y dibujo ocurrió lo mismo, acordándose un premio en esta sección en 1934, para Pompeyo Audivert.

En 1949 se instituyó el Premio “Presidente de la Nación”, la recompensa más alta del certamen y que desapareció en 1956. En 1952, se instituyó el Premio de Honor, únicamente para artistas que ya hubieran obtenido la más alta recompensa en el Salón y solamente para Pintura y Escultura.Se otorgó por última vez en 1959.

En 1931 se iniciaron la serie de Invitados de Honor, siendo el primero Benito Quinquela Martín, al que siguieron una larga lista de nombres ilustres como Lía Correa Morales, Agustín Riganelli, Gonzalo Leguizamón Pondal, Jorge Soto Acebal, Alberto Lagos, Francisco Vidal, Rogelio Yrurtia, Lino Eneas Spilimbergo, Eugenio Daneri, Leopoldo Presas y otros, siendo el de la octogésima edición Raúl Lozza, el creador del Perceptismo.

De ano en ano el Salón se consolidó como uno de los principales acontecimientos en el mundo del arte en la Argentina. Los premiados premiados en este Salón son lo más representativo del arte de los argentinos: Spilimbergo, Fader, Centurión, Victorica, Butler, Berni, Lagos, Pettoruti, Bigatti, Badi, Fontana, Bernareggi, Yrurtia, Rebuffo, Vanzo, Gómez Cornet, Policastro, Daneri, Soldi, Forte, Armagni, Corner, y tantos otros artistas que se distinguen en el panorama de las artes del país.

En 1958 se derogó el Decreto Ley que había creado de Cultura y el Consejo Asesor, ambos presididos por Caillet Bois. Carlos Silvestre Begnis, Gobernador de Santa Fe, crea la Dirección Geneal de Cultura, que reemplaza a la anterior estructura del área cultural provincial, dirigida durante tres décadas por Horacio Caillet Bois. El nuevo Director General de Cultura, el poeta Francisco Urondo, despliega una reestructuración de los organismos culturales transformando en primer lugar los cargos administrativos por cargos técnicos, cubriendo los mismos por concurso. Las Promociones Culturales fueron una de las acciones emprendidas que dejaron una profunda huella en el área de la cultura santafesina.

El Museo Galisteo tiene entonces un nuevo director, el segundo de su historia, siendo designado en el cargo Jorge Vila Ortíz (1959) quien organiza el primer sistema de fichas para la colección del museo.Le siguió el escultor Miroslav Bardonek (1960) como Director Interino. En 1962 es designado Director el pintor César López Claro, al que sigue como Director Organizador el profesor Hugo Padeletti (1962); y luego como Directores Interinos el doctor Rafael Virasoro (1963), el pintor Enrique Estrada Bello (1964), el doctor Isaac Aisenberg (1965/1966), el aquitecto Efrén Lastra (1967/1968), el profesor Luis T. Sebille (1969/1970), y la profesora Rosa María Ravera (1971/1972). Nydia Pereyra Salva de Impini (1973/1997), le sucede como interina primero, luego como Directora y más tarde como Directora ad honores. Fallecida la senora de Impini, el doctor Jorge Mollerach (1998/2000) Secretario del Museo, queda a cargo de la Dirección. En abril de 2001 se llama a concurso nacional abierto de oposición y antecedentes, obteniendo el primer lugar el arquitecto Marcelo Olmos (2001/2003) actual Director del Museo y el primero que accede por la modalidad citada.

El tradicional Salón tuvo cambios en la administración de Silvestre Begnis, ya que ahora el jurado debía elegir un número de obras para hacer más exigente la selección y los premios adquisición no se otorgaban sobre una obra, sino al conjunto del envío, de esa forma no se premiaba la obra sino la trayectoria, y de ese conjunto el jurado elegía la que quedaría en la colección. Los tiempos cambiaban pero el Salón mantenía su carácter convocante y hecho ineludible de todas las políticas culturales llevadas a cabo en Santa Fe.

La convocatoria del Salón llega a todas las provincias y es sin duda, el más importante del interior del país, con su persistencia, con su presencia, tradición de de Santa Fe y claro ejemplo de su interés por el arte. Es sin ninguna duda, la manifestación de un compromiso asumido cualquiera sea la administración de turno con la fuerte tradición cultural de Santa Fe. Sólo un ano, 1923, el Salón no fue convocado y sólo porque recién comenzaba a gestarse el Museo y una política de incentivo y adquisiciones.

Es largo describir la especial relación que algunos artistas desarrollaron con Santa Fe, pudiendo detallar algunos casos como muestra de la intensa vida cultural que la ciudad de Garay mantuvo a lo largo del siglo XX.

En julio de 1931 Quinquela Martín realiza una muestra de sus óleos, entre los que se encontraban “Crepúsculo en el astillero”, “Descarga de carbón” y “Día de sol”. De estos últimos, el primero forma parte de la colección del museo Galisteo, el segundo, fue adquirido por el Dr. Pedro E. Martínez, fundador del Museo Provincial de Bellas Artes de Entre Ríos, donde se encuentra actualmente.

En agosto de 1950, se lleva a cabo una nueva muestra de Benito Quinquela Martín, compuesta por treinta y siete óleos, veinticuatro aguafuertes y diez dibujos. La presencia del maestro de La Boca afirmaba su larga amistad con Horacio Caillet Bois y el museo santafesino.

Cesáreo Bernardo de Quirós expone en mayo de 1937, iniciando una larga relación con Santa Fe, donde dejará buenos amigos y obras que aún hoy ornan casas de la ciudad. En 1945realiza la primera exposición de la serie de “Los Gauchos” en el Galisteo. En 1950 obtiene el Gran Premio en el Veredicto Popular del XXVII Salón Anual Nacional de Santa Fe. En 1953 se lleva a cabo la retrospectiva de su obra en el Galisteo, exhibiéndose ciento treinta y cuatro obras, algunas de ellas provenientes de los Museos Nacional de Bellas Artes, Castagnino de Rosario, Bellas Artes de Entre Ríos y de la propia colección del Museo santafesino. En un gesto generoso, el pintor dona cuatro obras para la pinacoteca oficial de la provincia: los retratos de Arturo Gerardo Guastavino, Miguel Carlos Victorica, Jorge Bermúdez y Alfredo Torcelli.

Miguel Carlos Victorica expone como Invitado de Honor en el XIX Salón Anual Nacional de Santa Fe (1942) cincuenta obras, algunas de Museos como el Nacional de Bellas Artes, el Castagnino de Rosario y el Municipal de Santa Fe. También las que pertenecían a su amigo Luis León de los Santos, un mecenas generoso con el Galisteo.

En 1955, en el marco del XXXII Salón Anual Nacional de Santa Fe, se lleva a cabo una exposición de homenaje a Victorica, donde participan diecisiete obras propiedad del Galisteo, otras del Museo Castagnino y numerosas de particulares, entre los que se destacan el Dr. Urbano Poggi; de Rafaela; el importante conjunto del senor Domingo Minetti y Horacio Caillet Bois.

En 1952 se exponen en la planta alta del museo, las obras que en el decenio 1942/52 donara Luis León de los Santos. En total, ciento seis obras que incluyen a Torres García, Tiglio, Diomede, Victorica, Lacámera, Bigatti, Del Prete, Larco, Corner, Soldi y Spilimbergo, entre otros. Son sólo las primeras de una larga serie de donaciones que terminarán con la muerte de de los Santos en 1970. Luis León de los Santos es uno de los donantes generosos con la institución santafesina, quien le dio a las salas de planta alta su nombre como recordatorio de su mecenazgo.

El museo creció con el impulso que los sucesivos gobiernos provinciales le dieron y bajo la dirección de Horacio Caillet Bois, su primer director y al frente del organismo durante 35 anos. Caillet Bois reunió a lo largo de su dirección una colección de arte que es considerada una de las mejores en el terreno oficial, que incluye obras emblemáticas para la historia del arte del país, con la visión de un amplio panorama de autores y tendencias. Las publicaciones, las conferencias, la formación de una biblioteca especializada, fueron parte de la actividad desplegada por este hombre caracterizado por su ideal renacentista. El museo se transformó así en un verdadero Museo de Arte Nacional, una característica que lo ha hecho el principal del interior del país y orgullo de la provincia. Algo que no debe perder y es obligación acentuar. Las manifestaciones culturales son la materialización de la identidad de los argentinos y el Galisteo es el custodio celoso de estos preciosos testimonios.

Muchos autores santafesinos se encuentran en su colección, como Enrique Facino; pintor italiano que fue uno de los primeros en arribar a la provincia; Josefa Díaz y Clusellas, Ludovico Paganini, Francisco Puccinelli, Enrique Estada Bello, Ricardo Supisiche, José Planas Casas, Carlos Ángel Severi, César Fernández Navarro, Matías Molinas, Fernando Espino, Ernesto Fertonani, Oscar Elías Gigena, Sergio Sergi, Agustín Zapata Gollán, José y Wenceslao Sedlacek y Miroslav Bardonek, Federico Aymá, Miguel Taverna Irigoyen, Richard Pautaos, Juan Vergel, Raúl Cerdá, Domingo Sahda, Nancy Vallejos, Artemio Aliso, Any Fabri, Gabriela Pertovt y Beatriz Martín, sólo por enumerar algunos de los nombres de las generaciones más próximas.

Entre nuestros más valiosos tesoros se encuentran un bronce de Auguste Rodin, un dibujo de Eugene Delacroix y un óleo de Jean Berthold Jogking, dentro de los autores europeos. Además atesora en su patrimonio piezas de Pueyrredón, Alice, Fader, Quirós, Spilimbergo, Gómez Cornet, Macció, Fontana, Hlito, de la Cárcova, Pujía, Curatella Manes, Riganelli, Falcini, Libero Badí, Sibellino, Victorica, Forte, Centurión, Diomede, Petorutti, Thibon de Libian, Corner, Presas, Soldi, Gramajo Gutiérrez, entre otros nombres fundamentales en el arte nacional, además de obras de los uruguayos Fígaro, Torres García y Augusto Torres.

Las exposiciones que se llevaron a cabo en el Museo fueron verdaderos hitos culturales en el país, que tuvieron repercusión en los medios y atrajeron público de la ciudad y de otros puntos de la geografía argentina.Las legendarias muestras de Lino Eneas Spilimbergo, Pedro Fígaro, Xul Solar, Eugenio Daneri, Prilidiano Pueyrredón, Picasso, Raoul Dufy, Fernando Fader, pintura francesa del siglo XIX con la inclusión de obras impresionistas y posimpresionistas, Piranesi, Antonio Berni, Raquel Corner y Cesáreo Bernardo de Quirós. De este último, el Museo Galisteo atesoró durante largos anos; respondiendo a un deseo del autor; la antológica serie de “Los Gauchos”. Tuvo el privilegio de albergar en sus salas; brindando su saber; a Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Láinez, Romualdo Brugetti, Jorge Romero Brest y Cayetano Córdova Iturburu, entre otras figuras importantes de la cultura nacional.

El Museo “Rosa Galisteo de Rodríguez” es una de las instituciones más importantes de su tipo en el país, y constituye uno de los tesoros de la provincia de Santa Fe, testimonio del espíritu de sus habitantes, del interés por el arte de generaciones de santafesinos y constituye hoy, una de las prioridades de la acción del Gobierno de Santa Fe; a través de de Cultura; consciente de su valor y trascendencia.

 

Nombre
Email
Deseo desuscribirme
   
cet santa fe