1Santa Fe
Clima extendido de la ciudad de Santa Fe Temperatura: 17ºC
Humedad: 53 %
Presión: 1023.03hPa
 

 
Viernes 24 Agosto 2007  
MUESTRA FOTOGRÁFICA: "EL MUNDO DEL TRABAJO" - Exposiciones
EVENTO . MUESTRA FOTOGRÁFICA: "EL MUNDO DEL TRABAJO"
LUGAR . ATE Centro Cultural Casa España - Rivadavia 2871 - 4555557
HORARIO . 8:00 a 20:00 hs
FECHAS
Viernes, 24 de Agosto de 2007

El viernes 24 de agosto a las 19 hs. se inaugurará la muestra fotográfica "El mundo del trabajo" perteneciente a la Biblioteca Nacional, Secretaria de Cultura de la Nación.

La temática está directamente relacionado con aspectos candentes sobre nuestro actual mundo del trabajo y su inserción en la economía globalizada y, en tal sentido, estas antiguas fotografías sobre los trabajadores de mediados del 19 y principios del 20, funcionan como un sugestivo ámbito de reflexión y análisis, e inclusive como un puente histórico-visual entre aquellas y estas nuevas realidades. (Abel Alexander)


FOTOTECA “BENITO PANUNZI”



EXPOSICIÓN “POR LA FUERZA DEL TRABAJO (1860-1940)”



Tan temprano como el año 1864, la antigua Biblioteca Pública de Buenos Aires – hoy Biblioteca Nacional – por entonces bajo la dirección de José Mármol, recibía su primera donación fotográfica, nada menos que la obra encuadernada bajo el título “Recuerdos de Buenos Ayres” de Esteban Gonnet ; fue éste el primer álbum dedicado a la ciudad por el novísimo proceso negativo-positivo y en el mismo ya se incluían tempranas imágenes sobre el mundo del trabajo y la producción.



A partir de esa fecha y, de manera creciente, la Biblioteca Nacional ha recibido fotografías nacionales e internacionales, ingresadas tanto bajo el régimen de donaciones institucionales o particulares, como por el sistema legal de derecho de autor.



Ante la magnitud de este acervo, sus autoridades decidieron la creación de una sección especializada, fue así como en el año 2005 se creo la División Fototeca “Benito Panunzi”; la misma atesora fotografías del siglo XIX y XX de distintas procedencias, tanto sueltas como en álbumes temáticos, colecciones de negativos, así como un fondo de postales por impresión fotomecánica. Esta División se complementa con una importante Biblioteca y Hemeroteca, con títulos argentinos, norteamericanos, europeos y del resto del mundo y que funciona bajo el régimen de estantería abierta , siendo una de las pocas existentes en el país de consulta libre y gratuita.



La exposición “Por la fuerza del trabajo (1860-1940)” ,es la primera muestra fotográfica organizada por esta División en base a su propios archivos, y se efectiviza gracias a la reciente incorporación de equipos de digitalización de ultima generación, así como modernos marcos de aluminio de calidad museológica. De esta manera, la puesta en valor de estas fotografías, de indudable importancia histórica y documental, pueden ahora ser apreciadas en detalle por investigadores y público en general.



Es interesante destacar que la elección de este tema, está directamente relacionado con aspectos candentes sobre nuestro actual mundo del trabajo y su inserción en la economía globalizada y, en tal sentido, estas antiguas fotografías sobre los trabajadores de mediados del ’19 y principios del ’20, funcionan como un sugestivo ámbito de reflexión y análisis, e inclusive como un puente histórico-visual entre aquellas y estas nuevas realidades.



Debemos señalar que la evolución de la fotografía en la Argentina estuvo ligada directamente a su expansión económica, en consecuencia no se puede hablar de un desarrollo lineal de esta actividad, sino de procesos económicos que atrajeron puntualmente a los fotógrafos. Muchas de las fotografías seleccionadas fueron tomadas en aquellas provincias que se destacaron tempranamente como polos de producción ganadera, agrícola, minera y finalmente industrial.



En realidad los registros de trabajo ya se inician tan temprano como la década de 1850, por solo dar dos ejemplos diremos que el Museo Histórico Nacional atesora un magnífico daguerrotipo donde se aprecia a un grupo de obreros demoliendo el antiguo fuerte de Buenos Aires - actual sede de la Casa de Gobierno - mientras el Museo de Luján cuenta con otro daguerrotipo que muestra hacia 1860 a un grupo de paisanos y estancieros con sus típicos elementos de trabajo.



Ya hacia la etapa de los ambrotipos, hay que contabilizar el extraordinario hallazgo de una colección de seis de estas tempranas obras dedicadas a temas camperos, son registros de 1860 sobre la Estancia “Los Yngleses”, en la región del Tuyú, y donde George Corbett rescata el duro trabajo de la esquila y otras faenas.



El retrato ocupacional, es decir, aquel cuyos elementos proporcionan información concreta sobre la profesión de la persona representada en él, fue un género que se difundió a partir de la década de 1860, gracias a la popular carte-de-visite; se conocen interesantes imágenes de personas que posan con sus elementos de trabajo, algunos ejerciendo incluso profesiones liberales, como la de periodista, farmacéutico, fotógrafo o agrimensor.



Con la irrupción de la nueva fotografía, por el proceso negativo-positivo, gracias al adelanto de las placas húmedas al colodión y las copias fotográficas en papel albuminado, se inicia una rica etapa documental; por primera vez los fotógrafos se aventuran fuera de sus estudios y, con sus pesados equipos de toma y revelado, registran gran parte de aquella compleja sociedad decimonónica



Había que trasladarse en carruaje por los intransitables caminos de la época, transportando aquellos frágiles vidrios negativos, los cuales debían emulsionarse instantes antes de la exposición , tarea que se efectuaba en la más completa oscuridad y en el interior de aquellos improvisados laboratorios callejeros.



Es precisamente a partir de esta etapa, que las actividades primarias de la economía argentina comienzan a ser documentadas en forma creciente por aquellos pioneros de la cámara. Estas iniciativas tienen como punto de partida los estudios fotográficos instalados en el centro de las principales ciudades, desde allí se partía a fotografiar los distintos oficios urbanos, precisamente aquellos “tipos populares” que, como los vendedores ambulantes, aguateros, lavanderas o pescadores de la ribera, conformaban una galería de personajes típicos de la época.



Este relevamiento sobre el trabajo urbano, se complementaba avanzando sobre la rica realidad de extramuros, nos referimos a las típicas tareas que en las afuera de la ciudad ,eran realizadas en mataderos, saladeros, curtiembres y pequeños astilleros.



Finalmente, y dentro de la estrategia comercial de aquellos artesanos de la luz, existieron iniciativas muy tempranas para capturar el vasto mundo del trabajo en las lejanas estancias criollas; gauchos y peones fueron testigos de la labor de aquellos gringos misteriosos que, con sus ostentosos aparatos, congelaron las rudas tareas de la doma, la yerra o el rodeo; en esta etapa se destacan como precursores el francés Esteban Gonnet y el italiano Benito Panunzi, ambos con obras de excelente factura.



Fue Christiano Junior uno de las más talentosos fotógrafos del siglo XIX, con actuaciones en Brasil, Uruguay y Argentina, aquí se instaló hacia 1867 con un emblemático atelier sobre la calle Florida y a su labor retratística se sumó un prolijo relevamiento de Buenos Aires y sus alrededores, luego volcado hacia 1875 y 1876 en dos álbumes fotográficos de excelencia y con textos explicativos en cuatro idiomas.



Como una prolongación de su trabajo sobre los esclavos negros de Río de Janeiro, el portugués C. Junior también se dedicó a retratar en su estudio porteño a los humildes inmigrantes europeos, en especia los numerosos trabajadores ambulantes que, como “El Naranjero”, demuestra la fuerza expresiva de su cámara. Luego, y siguiendo el conocido periplo de aquellos profesionales, enfiló su carruaje-laboratorio sobre las empedradas calles de la ciudad, con una mirada costumbrista sobre los pescadores y sus redes tiradas por caballos en el bajo de la Recoleta, para terminar registrando el moderno dique del pueblo de San Fernando y sus obreros navales.



Un caso único en la historia de la fotografía argentina y universal, es el proyecto realizado por Tomás Bradley ; este militar y fotógrafo - hermano del legendario daguerrotipista Walter Bradley - realizó por encargo del Dr. Dardo Rocha, nada menos que la documentación fotográfica sobre el nacimiento de La Plata, sus tomas de gran formato abarcan desde la piedra fundamental en 1882, hasta las vistas, años después, de la moderna ciudad agrimensores y ejércitos de afanosos albañiles, debemos incluir también la ruda tarea de los obreros en las obras del Gran Puerto de La Plata.



Entre los denominados fotógrafos de frontera, se debe incluir también el nombre de Félix Corte; este retratista italiano de Rosario acompañó entre marzo y abril de 1887 el viaje de Gabriel Carrasco, director y comisario general del censo provincial. Las 26 vistas a la albúmina obtenidas sobre aquella árida región conforman el álbum denominado “El Chaco Santafesino”, entre las que destacamos la serie de Colonia Ocampo, con registros laborales de aserraderos, transporte ferroviario y fluvial de la madera o la destilación de aguardiente.



Samuel Boote, hijo de inmigrantes ingleses, fue – junto con su hermano Arthur - el más prolífico editor de álbumes fotográficos del siglo XIX. Recorrió con sus cámaras buena parte de nuestra geografía, haciendo foco especial sobre las tareas del campo. A sus numerosos títulos hay que sumarle un inusual álbum dedicado a la educación, y que se presentó en la célebre Exposición Universal de París de 1889, nos referimos a la “República Argentina. Consejo Nacional de Educación. Vistas de Escuelas Comunes. 1889” ; sus 41 albúminas de gran formato resumen de alguna manera el panorama educacional argentino que, dos años antes, contaba con 2.995 escuelas públicas y privadas, 5.991 maestros, y un total de 215.250 alumnos. La labor de estos educadores se aprecia en la serie “clase funcionando” de dos escuelas diferentes para varones y niñas de la Capital Federal.



Un valioso fotógrafo del interior fue Ernesto H. Schlie, hijo de inmigrantes alemanes radicados en la colonia agrícola de Esperanza ; no se sabe como se inició en la fotografía o de quién aprendió este oficio, pero se presume que hacia 1887 ya se encontraba en actividad en aquella localidad, y de hecho, está considerado el primer profesional afincado en Esperanza. Pero la obra cumbre de Schlie fue definitivamente el relevamiento fotográfico que realizó sobre el desarrollo agroindustrial de su provincia, el cual fue volcado en varios álbumes ; esta tarea la efectuó entre los años 1888 hasta 1892 y abarcó 46 colonias y ciudades santafesinas, documentando nada menos que la saga de aquellos pioneros que construyeron la denominada “pampa gringa”. De su autoría hemos rescatado tres escenas de trabajo, como “Interior del taller Fanti y Cía”, de la Colonia Rafaela, “Trilladora de maní, inventada por Amado Durán”, de la Colonia Helvecia e “Interior del aserradero de E. M. Langworty” de Colonia Florencia.



Ceferino Rafael Machiavelli se inscribe entre los precursores fotográficos de San Miguel ; este simpático italiano oriundo de Florencia se dedicó a dos oficios en forma simultánea, regenteaba la conocida sastrería “Al Cielo Argentino” y en el mismo local funcionaba el estudio fotográfico. Pero su clientela predilecta estaba conformada por la guarnición de Campo de Mayo, donde jefes, oficiales y tropa desfilaban frente a su cámara para el infaltable retrato de uniforme. Por supuesto se llamaba a Machiavelli cuando se efectuaban las clásicas maniobras del ejército ; se conservan de su autoría álbumes de principio del siglo XX, con imágenes de trabajo sobre obras de ingeniería militar.



La considerable obra de Federico Kohlmann cobra mayor protagonismo a medida que avanzan los estudios sobre la fotografía argentina; este inmigrante de origen alemán realizó entre las décadas de 1920 al ‘40 una riquísima documentación fotográfica sobre las características urbanas, rurales, geográficas, paisajísticas, sociales, antropológicas y costumbristas de nuestro país. Es interesante señalar que Kohlmann editó comercialmente esta voluminosa colección casi exclusivamente en el formato de postal fotográfica (post-card), de gran popularidad hacia la época, con énfasis en su derecho de autor sobre dichas imágenes.



En la presente exposición se exhiben 20 fotografías de Kohlmann dedicadas al trabajo, las mismas corresponden a 6 provincias y territorios. Si bien recorrió buena parte de nuestro país en busca de temas de interés, resulta evidente la fascinación de Federico Kohlmann por la Patagonia, cuyos paisajes y sus habitantes fueron plasmados con la aguda visión de un cronista. Son magníficos sus paisajes enmarcados en aquella ruda geografía, así como las faenas en las enormes estancias, en especial la actividad lanar, desde los arreos, la esquila, hasta el transporte en las enormes carretas y su embarque por el Atlántico. Su luminoso objetivo apunta desde el bosque de torres petrolíferas de Comodoro Rivadavia, hasta el trabajo forzado de los penados en Ushuaia.



Debemos a Foto Castillo de Tucumán, una colección de postales en fotografías directas editadas hacia 1937, son registros sobre la actividad agropecuaria, con énfasis en las tareas vinculadas a la caña de azúcar, incluyendo las faenas en los grandes ingenios.



Con sello de Foto “Gómez” se puede apreciar hacia 1940 la actividad de un frigorífico modelo establecido en Gualeguaychú; son correctas imágenes sobre la inspección sanitaria del ganado, el trabajo de los veterinarios, los controles con microscopio del laboratorio o la higienización de las reses.



A las obras sobre trabajo y producción de los nueve autores citados, debemos sumar también, una cantidad de imágenes seleccionadas de fotógrafos profesionales y aficionados cuya identidad lamentablemente se ha perdido, pero que aportan una serie de registros imprescindibles para la exhibición “Por la fuerza del trabajo”.



Gracias a los fondos de las distintas colecciones atesoradas por la Fototeca “Benito Panunzi”, podemos apreciar en la presente exposición fotográfica, todo el complejo mundo del trabajo y la producción desde la década de 1870 hasta 1940; son registros de carácter histórico y que muestran ricos aspectos sobre labores y oficios con aquellas tecnologías de antaño, pero que en su momento posicionaron a la República Argentina como la octava economía del mundo.



Abel Alexander


Invita a ver este evento a un amigo!

 
Tu Nombre
Tu Email
Nombre de tu Amigo
Email de tu Amigo
Mensaje
Código de Seguridad
  Ingrese el código exactamente como lo ve.
El código es sensible a mayúsculas y minúsculas.
Ingrese el Código
 
 

Envíanos tu evento!
Click aquí

 

2020
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2019
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2018
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2017
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2016
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2015
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2014
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2013
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2012
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2011
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2010
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2009
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2008
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
2007
Enero
Febrero
Marzo
Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre
   
cet santa fe