1Santa Fe
Clima extendido de la ciudad de Santa Fe Temperatura: 15ºC
Humedad: 68 %
Presión: 1010.16hPa
 

 
ECOTURISMO EN EL LITORAL ARGENTINO

La frondosa biodiversidad del Litoral Fluvial Argentino es un imán para un creciente número de ecoturistas nacionales y extranjeros.

  • De qué se trata esta actividad?
  • Cuáles son las actividades que lo integran?
  • Qué proyectos se encuentran en ejecución?

Te contamos esto y mucho más en este cuidado informe sobre el ecoturismo en nuestro litoral fluvial

Dentro del fenómeno del Turismo Alternativo, es en el ecoturismo donde el deseo de evasión y de vuelta a la naturaleza que experimenta el hombre moderno, se expresa con mayor intensidad.

En este tipo de turismo la motivación de viaje pasa por conocer las diversas especies de flora y fauna que encuentran refugio en un ecosistema, su historia natural y las cualidades de las civilizaciones y culturas a él asociadas.

Si bien existe una nutrida bibliografía, no se ha engendrado hasta el momento una definición que satisfaga a todos los tratadistas del tema.

En mi opinión, la definición más sencilla y divulgada sobre este fenómeno es la acunada por el arquitecto Héctor Cevallos-Lascurain quién sostiene que el ecoturismo es “aquella modalidad turística ambientalmente responsable, consistente en viajar o visitar áreas naturales relativamente
sin disturbar, con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna silvestres) de dichas áreas, así como cualquier manifestación cultural (del presente y del pasado) que pueden encontrarse ahí, a través de un proceso que promueve la conservación,
tiene bajo impacto ambiental y cultural y propicia un involucramiento activo y socioeconomicamente
benéfico de las poblaciones locales”.

Es dable advertir que el bajo impacto ambiental no es una cualidad intrínseca del ecoturismo, ni de ninguna forma de turismo, sino el resultado de una gestión público-privada racional, participativa y deliberada del turismo.

El ecoturismo está integrado por diversas “ecoactividades” que tienen por objeto entretener a los visitantes y que usualmente son coordinadas por un guía profesional o un intérprete ambiental.

La observación de flora y fauna, los safaris fotográficos, el canopy, son algunas de las disciplinas que proponen un contacto íntimo entre la naturaleza y el turista, al mismo tiempo que poseen un notable poder educativo y de sensibilización sobre los problemas ambientales


Orígenes del Turismo Alternativo

El eminente turístologo Luis Fernández Fuster predijo el deseo de evasión como motivador de viaje.
Fuster escribió que “en el mundo moderno industrial y urbano el hombre vive hacinado inmerso en
una cultura artificial de asfalto, luces de neón, acondicionamiento de aire y calefacción, transportes y centros de trabajo y de diversión masificados, domicilios estrechos sin un rayo de sol, sin libertad y sin Tierra, a cambio de un alimento seguro y algunos goces civilizados.

Es en estos cuerpos esclavizados donde surge en lo hondo de la mente un deseo de evasión de las cadenas diarias: del vestido, del cuello duro y la corbata, del asfalto, de todo lo que huele a encierro...

Evasión, ¿A dónde?- continúa el eminente turistólogo espanol: a la Naturaleza”.

Es así que el origen del turismo alternativo radica en el afloramiento masivo del deseo de evasión del estilo de vida artificial en el hombre moderno, uniformado y con grados de infelicidad creciente imperantes en las ciudades.

La contracultura citadina comenzó con el hipismo de los 60´ y se afianzó hacía los 80´ acogiendo múltiples formas.
La eclosión mundial de movimientos ambientalistas, el redescubrimiento de la agricultura orgánica y el creciente número de personas que practican la alimentación macrobiótica, la masiva proliferación en el mundo occidental de religiones y técnicas de meditación orientales como el yoga, Tai Chi, y el Budismo, la medicina y terapias alternativas, el brote de productos y servicios “ecológicos” son sólo algunos ejemplos de que la filosofía que revaloriza el ritmo de la naturaleza, sus valores, y beneficios se abrió camino con éxito en todas las esferas sociales occidentales.

Y el turismo -como fenómeno social que es- no podía permanecer inmutable ante terrible revolución de actitud global, y evolucionó hacia el turismo alternativo; género dentro
del cual se ubican el ecoturismo, el turismo de aventura y el turismo rural.

Hoy, la demanda de personas que cuando tiene unos días elige pasarlos en contacto activo con la naturaleza va en aumento.
A ésta solo le toma unos días sosegar nuestro espíritu y ayudarlos a alejar las preocupaciones de la mente rescatando así la función social esencial del turismo y en especial de las vacaciones; ser un amortiguador del frenesí citadino e imprimir nuevas energías en los maltrechos cuerpos provenientes de las grandes ciudades.

El renovado interés en la cultura local, lo artesanal, las comunidades indígenas, y los comportamientos de la flora y la fauna; la posibilidad de revivir sensaciones que en las ciudades se encuentran olvidadas o minimizadas, debido a que todo se ha vuelto increíblemente previsible
y globalizado, inclusive los momentos de ocio y recreación; la moda, “lo verde”, entendido como aquel producto o servicio inocuo para el ambiente, vende; y la saturación de los destinos turísticos tradicionales que replican las condiciones imperantes en las ciudades, son otros de los factores que desencadenaron la aparición del turismo alternativo y del ecoturismo, a partir de las últimas dos década del siglo pasado.


Las Ecoactividades

La observación de flora y fauna

Es un género dentro del ecoturismo que alberga toda una serie de actividades cuya finalidad es la contemplación, el estudio y la observación recreativa y sin fines científicos de la flora y fauna que encuentra refugio en un ecosistema determinado.

Las vicisitudes producidas durante la observación de la naturaleza, los relatos del guía ligados a la historia natural y la cultura asociada a las especies y demás información, es registrada por los ecoturistas para su posterior análisis.

Generalmente los ecoturistas se valen de una guía de interpretación, prismáticos y planillas donde listan las especies contempladas y las circunstancias en que se produjeron.

El Bird Watching

La observación de aves es una modalidad dentro del género de la observación de flora y fauna.

La actividad gana adeptos día tras día, muchos de los cuales realizan viajes dentro de su país o al extranjero para cultivarla, y encuentra en nuestra extensa geografía, una dinámica gama de
posibilidades para desarrollarse.

El “Bird Watching” consiste básicamente en cargar un par de binoculares, una guía de campo en donde se hallen las características fundamentales de las aves que potencialmente se pueden
encontrar en la zona a visitar y una libreta de campo en donde plasmar todas las vicisitudes del avistaje, e intentar identificar la mayor cantidad de aves posible.

Para incursionar en la observación de avifauna no se requiere ningún conocimiento o estado físico específico. Tranquilamente puede comenzar como un sencillo hobby o pasatiempo de fin de
semana.

Sin embargo es de destacar que la gran mayoría de turistas que eligen esta actividad constituyen un nicho de mercado muy específico ya que cuentan con una sobrada experiencia en el tema
y un amplio conocimiento del mundo de las aves en general y de las especies que vienen a observar en particular.

Nuestro país ofrece una serie de ventajas comparativas que pueden ser aprovechadas en los procesos de planificación turística para potenciar esta ecoactividad.

La Fundación Vida Silvestre consignó en el artículo “El placer de contemplar aves” publicado en su revista institucional, que en nuestro territorio se pueden observar cerca de mil especies distintas
de aves, más que las 700 que existen en Estados Unidos y una cifra similar a la de Europa.

Además, la variedad de terrenos y climas hace que estas distintas especies tengan articularidades propias, totalmente diferentes entre sí (no como ocurre en la mayoría de los países latinoamericanos, donde la mayoría de sus aves son de especies selváticas con características similares).


Los safaris fotográficos

Los safaris fotográficos o foto safaris consisten en sumar a la observación de las especies animales y vegetales de un lugar determinado, la fotografía de las mismas, aplicando para
ello varías de las técnicas de la caza deportiva, de allí que también se la bautice como “caza deportiva”.

La fotografía de la naturaleza puede abarcar un diverso arco de temas que va desde los pájaros (ornitofotografía) y grandes animales, plantas e insectos, hasta formaciones rocosas
caprichosas y paisajes.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que para que la experiencia del turista observador de la naturaleza sea gratificante y sus motivaciones se vean realizadas, el Ecoturismo se debe
consumar preferentemente en Parques Nacionales o áreas sujetas a otro tipo o categoría de manejo, habida cuenta de que en estos lugares los animales por lo general no son molestados, se encuentran en abundancia y por ende resulta más fácil observarlos y fotografiarlos.

A lo anterior debería sumarse un guía competente con amplios conocimientos del lugar a visitar, las especies a observar y sus comportamientos habituales, las técnicas y mejores horas del día para hacerlo, etc.
Sin que ello implique que tenga que ser necesariamente un biólogo o un zoólogo.

El factor humano es determinante en el éxito de un viaje o excursión de Ecoturismo, ya que para lograr la satisfacción plena del visitante se requiere de un alto valor agregado el cual sólo puede provenir del ingenio y la creatividad de los guías del ecoturismo.

En relación a esto último, Sergio E. Molina en su obra “Turismo y Ecología” destaca que “la observación de las aves, puede ser muy aburrida para una persona que no tiene información sobre ello, pero muy interesante cuando se le informa acerca de su ciclo de vida, de su hábitat y de sus estrategias de sobrevivencia y si lo anterior va acompanado de actividades adicionales,
como por ejemplo la fotografía, el interés puede aumentar significativamente”.


El Canopy

En la frontera entre el turismo de aventura y el ecoturismo se encuentra el Canopy. Consistente en desplazarse utilizando la técnica de la tirolesa entre plataformas situadas cerca de las copas de los árboles, esta actividad oriunda de Costa Rica, progresivamente va recalando en nuestro país: Villa La Angostura, Bariloche y localidades de Misiones son solo algunos ejemplos de ello.

La finalidad de esta ecoactividad (que incorpora elementos inherentes del turismo de aventura como el esfuerzo físico y el riesgo controlado) es tener una visión íntima de la estructura y biodiversidad que encuentra refugio en las partes altas de los bosques.


ANEXO I

Santa Fe Programa de Ecoturismo Escolar

Con la finalidad de adecuar la oferta turística santafesina a las motivaciones de viaje de los estudiantes contemporáneos, el Ente Autárquico Municipal de Turismo de Santa Fe (SAFETUR) ha disenado el Producto Ecoturismo Escolar, el cual se basa en la puesta en valor de los
atractivos naturales y culturales ligados a las ciencias biológicas que ostenta nuestra ciudad.

El programa de referencia, progresivamente va dando sus frutos e involucra al Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino, la Estación Zoológica Experimental “Granja de la Esmeralda”, Reserva Ecológica de Costanera Este y Parque Temático Colonia Pujato;
redundando en un producto atrayente que propone una interactuación activa de los estudiantes con el medio natural, procurando la sensibilización y educación de los mismos sobre la problemática ambiental local y regional.


ANEXO II

Comunidades locales y ecoturismo en Litoral Argentino

Con el surgimiento del Ecoturismo, los habitantes locales, en especial aquellos que viven en contacto directo con los ecosistemas y que antes eran desdenados por el sistema turístico como ser pescadores, arrieros, baqueanos, cazadores e indígenas, han encontrado la posibilidad
de incorporarse activamente y con éxito al negocio del turismo, insuflando nuevos aires a sus reducidas economías, revalorizando su cultura y aumentando tangencialmente su autoestima.

Estos actores poseen un conocimiento íntimo de la dinámica de la naturaleza local que deriva de la experiencia de hacer uso día tras día de la misma para procurarse el sustento, recreación y por
razones culturales y espirituales, y que resulta de vital importancia para que la experiencia del nuevo turista alternativo sea auténtica, enriquecedora y en definitiva exitosa.

Caso testigo 1: Los Baqueanos del Río

El río Paraná y el sistema de humedales a él asociado, es parte de la Cuenca del Plata, la segunda en Sudamérica después del Amazonas, la cuarta más grande del mundo, y alberga una altísima
biodiversidad.

A pesar de los múltiples recursos y servicios críticos para la supervivencia humana, que el sistema hídrico estructurado en torno al río Paraná brinda a las poblaciones circundantes de cerca
y lejos (provisión de agua, recursos de vida silvestre, lena, regulación de inundaciones,
seguridad alimentaria, recreo, turismo, transporte, entre otros muchos valores y funciones) este sistema casi único en el mundo, es objeto de una indiscriminada presión humana que está
erosionado su capacidad para continuar sustentando la vida en todas sus formas.

Dentro de las múltiples y diversas amenazas que el río Paraná está soportando se destacan la expansión de la frontera agrícola, la contaminación provenientes de fuentes urbanas que vuelcan sus residuos cloacales directamente al agua sin tratamiento previo alguno, actividades
agropecuarias y mineras, las grandes obras de ingeniería como las represas y la pretendida hidrovía Paraguay-Paraná- Río de la Plata, el uso de tecnologías inadecuadas y la explotación comercial no sustentable del recurso pesca.

Alarmados por la escasez de sus capturas y la consecuente decadencia de sus condiciones de vida y empleo, en el ano 2000 un nutrido grupo de pescadores artesanales de Paraná, Entre Ríos,
liderados por Luis “Cosita” Romero y Raúl Roco y apoyados por la Fundación Eco Urbano, decidieron involucrarse activamente en la recuperación de sus condiciones de trabajo y de los ecosistemas de los cuales dependen, y gestaron el proyecto de turismo comunitario
sustentable “Baqueanos del Río”.

La iniciativa procuraba formar a los pescadores artesanales de los barrios Maccarone, Puerto Sánchez, El Morro, Los Arenales, Bajada Grande, La Toma y otros de la ciudad de Paraná como
guías de pesca y turismo alternativo por medio de un ciclo de talleres dictados por diversos especialistas en turismo, geografía y biología que fueron apoyados por la Fundación Avina.

Aunque los comienzos no fueron fáciles, el proyecto, único en su tipo en toda la región del litoral fluvial argentino, progresivamente comenzó a dar sus frutos y hoy funciona activamente.

Se construyeron y acondicionaron las embarcaciones, se hicieron los primeros recorridos
con turistas y se difundió el emprendimiento en medios de comunicación locales y nacionales, por intermedio de las misiones de promoción turística implementadas por la Secretaría de Turismo de Paraná.


Caso testigo 2: Boteros de Alto Verde

Inspirados en la experiencia de los Baqueanos del Río y apoyados por el SAFETUR y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, la comunidad de boteros y pescadores artesanales del
barrio Alto Verde de la Ciudad de Santa Fe puso en marcha el proyecto de
“Turismo Sustentable Boteros de Alto Verde” el cual tiene como objetivo mejorar y diversificar las condiciones de empleo de esta comunidad riberena por medio del ecoturismo.

En total el proyecto involucra a 15 familias riberenas (82 personas) que vieron malogradas sus dos habituales fuentes de ingresos -traslados de pasajeros desde el tradicional barrio ribereno de Alto Verde hacia el centro de la ciudad de Santa Fe y pesca de subsistencia- debido a diversos cambios socioculturales y ambientales producidos en la región.

Los “boteros” participaron con éxito de un intenso programa de capacitación turística dictado por el SAFETUR cuyos técnicos también colaboraron en el diseno de los circuitos de ecoturismo,
pesca deportiva y excursiones en lanchas por las islas que actualmente opera esta comunidad riberena.

El proyecto está notoriamente avanzado. La municipalidad santafesina ya les adjudico a los boteros ocho embarcaciones con motores de 20hp habilitadas por Prefectura Naval
Argentina y el SAFETUR está difundiendo la “oferta eco turística de los Boteros de Alto Verde en ferias regional y nacionales por medio de folletería y campanas de promoción y publicidad.

No solo los ingresos y calidad de trabajo de los Boteros ha mejorado. Para agasajar a las madres en su día, los Boteros decidieron hacer paseos gratuitos para ellas y sus familias por la costanera
santafesina. A la tardecita de ese día de primavera-verano de casualidad me encontré a un punado de exultantes Boteros que venían de hacer su viaje inaugural. Si bien no habían facturado un céntimo en esa jornada estaban rebosantes de alegría porque se sintieron reconocidos por los pasajeros, por su iniciativa, su forma de vida y el servicio que le prestan a la ciudad.

La experiencia fortaleció algo más importante que la economía del grupo: su autoestima.

Hoy, los miembros de esta comunidad han desarrollado un profundo interés por capacitarse en turismo, biología, cultura e historia para poder brindar un mejor servicio a sus clientes.


ANEXO III

Cursos de Avistajes de Aves en Santa Fe

Concientes del potencial ecoturístico del Corredor de la Ribera, que se estructura entre las ciudad de Santa Fe y Reconquista en suelo santafesino, la Subsecretaría de Turismo de la mencionada provincia realizó con éxito en mayo pasado cuatro cursos talleres sobre “Avistaje de Aves” en las localidades de Avellaneda, San Javier y Cayastá.

El ciclo de cursos fue financiado por el Consejo Federal de Inversiones y tuvo como destinatarios ornitólogos u observadores de aves que tengan la vocación de convertirse en guías especializados en ecoturismo.

Asimismo, en pocos días será presentada la “Guía de Aves de la Provincia de Santa Fe” un libró único en su tipo en la historia del turismo local que resume los principales características de las
aves más representativas de la provincia convirtiéndose en un documento indispensable para guías, ecoturistas y observadores de aves aficionados.

Texto: T.S.T. Ángel Perticará
Fotos: Ángel Perticará y (E & N)

 

 

Nombre
Email
Deseo desuscribirme
   
cet santa fe